Celeste Miranda

Vocales redondas

No escribo para ti
escribo para los peces varados 
en la desembocadura de un río
de nombre impronunciable

como todos los nombres
de medusas que pican
aguasmalas aguasvivas lágrimas de mar 

como todos los nombres que nos damos
entredientes por miedo
a caer en las vocales redondas

por si acaso troquelan en costras nacaradas
nombres de una intimidad pequeña que nos pica
aguasmalas aguasvivas lágrimas de mar

No escribo para mí
escribo para los peces varados
a punto de morir en la desembocadura
de este río cualquier río entredientes

por todas las vocales espiraladas eco
cooo coooo / cooorte de coágulo cobarde
en los ojos de peces escribo
porque todos los nombres tienen delta

los cien que aún no saben pronunciarse

Historia de una transformación

era un paisaje tipo de los nuestros
paseaba sin pensar entre rastrojos
pensando en irme rápido a un horizonte verde
pero no me atreví a mirarlo porque
el cielo era de un azul descarado 
y la vista se me iba al amarillo a la tierra 

a los recuerdos

entre brozas de apenas medio metro
crecía nuestra casa 
era una casa pequeña y oscura
aunque deshabitada todavía crujía
la cogí entre mis manos y tapié las ventanas
parecía un cubo de Rubik descolorido
enderecé la puerta junto a la chimenea
pero el crujido se puso a gritar

a mi memoria

tan árida como ese paisaje castellano
entre mis manos pulvericé el cubo 
se convirtió en una arenilla negra
ensuciándome la piel la cara todo el cuerpo
derrotada y mugrienta ensordecí
y entonces ocurrió
vi las líneas de mis manos arborecerse
en briznas nuevas de un trigo foráneo

por mi memoria

me entremezclé entre cañas amarillas
y abrí los ojos a la sombra de un viejo chopo
el calor se arremolinaba entre los trigales
de un infierno tan pequeño como cotidiano

Bosques

Tras la ventana todo son postales
nada es redondo y dicen 
la simetría huye de la vida a saber
cualquier chirriar se convierte en recuerdo
o gruñido qué sonido inmoral

déjame que te diga
siempre redoblan las campanas al ton de ton to

Un manto de hojas en el bosque es mi memoria
rojo y verde juntos y una pizca de gris piedra
harto y empastado pero sin ruido
apenas muerde es solo
otro paisaje garabateado 

Qué palabra inmoral
¿Y si te dijese «qué cara tienes 
de primavera»?

Para más hastío este recuerdo en la ventana
tachón tachón tachón
solo me queda un poco 
de gris piedra y ese perro viejo que me gruñe
al ton del ton to


Nombre:
Celeste.
Apellidos:
Miranda.
Altura:
1 metro 63 de dudas azuladas.
Escuela creativa en la que te estás formando o de la que has sido alumno:
He participado en diferentes talleres de escritura creativa con el Portal del Escritor, la Escuela de Escritores, Crisi y La Casa Encendida.

¿Cómo te has enfrentado al proceso de creación de estos textos?:
Concentrada en la dispersión de las colinas de Babia.

Lo sencillo:
Tirar del hilo.
Lo difícil:
No enredarme y desbrozar.
Lo inesperado:
A veces empiezo escribiendo más bien de oído y no sé muy bien cuál es el tema hasta la primera revisión. Otras veces algunos juegos de palabras o sonidos aparecen sin querer, por errores o pequeñas dislexias. Supongo que en la primera etapa de escritura, la de tirar del hilo, hay muchas sorpresas. Luego viene la parte de separar el poso del cogollo, que es más artesanía. Me parece. 
Dos palabras para describir tu proceso creativo (en relación a los textos que nos envías):
Poso y cogollo (traducción de zozobra y reposo).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Leer más

Coke Martínez

LA DESEMBOCADURA (mi padre era un río enorme digamos el Amazonas digamos el Ebro) En la desembocadura sucede…
Leer más
Leer más

Agua Cerval

agua despide su primera Navidad y celebra su primer Año Nuevo con este regalo acuático hecho con absoluto…
Leer más