Miguel Sánchez Santamaría

EL MEJOR POETA MUERTO

al igual que el último
canto alegórico. 

tropezaba
con dos veces
la misma semilla
y en
todas ellas rio.
Lo hacía consoladamente
y escuchaba
al suelo, su
mérito.

asume poesía
en el
destete,
en el destierro.

se convirtió 
en cualquier poeta
tan muerto como libre,
tan vivo
como

OLIVO VIEJO

La boca sabe a olivo viejo.
La labranza
es el oro que brilla
en una gota de infancia tramposa.

Las suelas de los zapatos
hablaban con la 
gravilla diez kilómetros
de veces.
En ese tiempo,
la risa ya era la risa
y el trigo, trigo.

La rueda se mezclaba
con los sueños,
y las flores tenían suerte
porque los críos sabían sus nombres.
La convivencia era blanco 
y negra,
pero aquella rama
tenía un color o incluso
dos
o más.

Viven
el valle de una arruga 
y el susurro de una mano erosionada.

Hay que celebrar la mesa:
el polvo ha resucitado.

CRETA GIME

Todos los colosos
dan vueltas
sobre el mismo barro.
Ninguno eligió su cobre,
su cincel,
la risa,
su sol.
Ninguno es ninguno
en realidad.

Y tú
¿qué
isla pisas?
¿Qué puente
eres tú?

Yo no
te he elegido
pero la parálisis del 
enebro
también es vida,
también da sombra.


Nombre:
Miguel.
Apellidos:
Sánchez Santamaría.
Altura:
175 centímetros.
Escuela creativa en la que te estás formando o de la que has sido alumno:
La Piscifactoría Laboratorio de Creación.

¿Cómo te has enfrentado al proceso de creación de estos textos?:

Lo sencillo:
Elegir qué cosas no quería escribir.
Lo difícil:
El proceso de perfección de los textos originales en bruto.
Lo inesperado:
Reconocer un estilo propio en textos que considero diversos y muy diferentes.
No esperaba leerme una voz definida y me ha sorprendido hacerlo.
Dos palabras para describir tu proceso creativo (en relación a los textos que nos envías):
Sonido y forma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
agua poesia liquida
Leer más

Bruno Lastra

APARTAOS apartaos. abrid las puertas instigadores de agravios. no hemos venido a consentir vuestros desmanes. ni estamos aquí…
Leer más