Elena Krause

YO PIDO REMONTAR SOBRE LAS NUBES

Cómo será tocarte a mi costado Juan Gelman 

(Soneto blanco aéreo-asonantado) 

Yo pido remontar sobre las nubes,
intrépida, crecer en ligereza.
En medio de la bruma atarme al aire
despegando las piernas de la greda. 

¿Cómo será el peso de tu vuelo
de sauce cristalino y encelado?
Y arriba en el señuelo de tu piel,
¿cómo será sentir tus leves brazos?

Yo pido remontar sobre las nubes.
Los brazos como alas, desnudadas;
hermana, al fin, de sabias golondrinas.

¿Cómo será rendirnos sobre el nimbo?
Tu cuerpo embarcadero algodonoso
del sexo de la alondra con la brisa. 

EN CUERPO Y ALMA 

(Explorando el romance) 

Todo nació del abrazo,
y en ese instante propicio,
la luz detuvo al verano
en las lindes del cariño.
Sellaron en esa tarde
los términos del amigo.
Seres de brazos abiertos,
arbóreos y genuinos. 

Pero aquella madrugada,
entre el abrazo escondido,
la noche coló el perfume
de los nardos al suspiro.
Delta carnal de la sed
al que van todos los ríos.
La hora anhelante y abierta
asomada al precipicio. 

-Con impudor, compañero,
te reclamo al dulce rito,
a las más dulces caricias,
al dulce arrullo, al más íntimo.
Te propongo que te arrojes
de mis yemas al vacío.
Acordonar nuestros labios
en lo incierto del idilio-. 

Solo con un beso hondo
que en el aire hubiera ardido.
Un beso para invocarle,
animal vivo y lascivo.
Un beso para esgrimir
la flama que aleja el frío.
Solo un beso que rodea
la antesala del abismo. 

Van con el miedo arrastrado
construido en los latidos
del vientre voraz de besos
donde escapar del destino.
La dentellada caliente,
cuando las bocas son filos,
es un volcán que convoca
entre brasas a los vivos. 

-Nuestro tiempo es horizonte,
angosto, turbio, plomizo.
Los hombres, pobres, se alejan
de lo justo y lo divino.
Pero tu mirada es alba
donde yo me precipito.
Protégeme con tu beso
de este mundo tan sombrío- 

EN EL VALLE DE LOS NIÑOS

Nosotras que ayer fuimos creyentes del abrazo
desconcertadas hoy en esta orilla.
En medio de la bruma que sube hacia el estrato,
corriente de las vidas que temprano se disipan.
La niebla y la mañana ascienden apenadas. 

-Ni el río, ni el sol,
detienen el rocío
ante tu marcha- 

Nosotras que ayer fuimos audaces trapecistas,
habitantes del valle donde juegan los niños.
Pleamar del abrazo, del aire y de las bielas
sobre el viento redondo y sin aristas.
Acunamos, redondo y tierno, a los amigos
apilando pedazos de niñez en las esquelas. 

-Luna y oculta
en la sortija suave
de tus abrazos- 


Nombre:
Elena.
Apellidos:
Krause Suárez.
Altura:
1,68.
Escuela creativa en la que te estás formando o de la que has sido alumno:
Máster de creación poética.

¿Cómo te has enfrentado al proceso de creación de estos textos?:

Lo sencillo:
El tema escogido es una de mis obsesiones vitales, por lo tanto me resulta sencillo fluir y que la poesía brote. 
Lo difícil:
No repetirme, buscar nuevas formas de expresar las mismas obsesiones. 
Lo inesperado:
Los límites que me he puesto a la hora de componer algunos de estos poemas han resultado sumamente fructíferos.
Dos palabras para describir tu proceso creativo (en relación a los textos que nos envías):
Autotélico y experimentación. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar