Diego Mattarucco

QUE VIVA LA POESÍ

Que viva la poesí y muera la poenó.
Que viva la poesí, la poesí.

El motor no arranca, qué tendrá el motor.
Esa, esa es la poenó.
La princesa está triste, qué tendrá la princesa.
Esa, esa es la poesí.

La vaca es un rumiante, y los rumiantes son.
Eso no, eso no, eso no.
La vida es sueño, y los sueños, sueños son.
Eso sí, eso sí, eso sí.

Puedo excretar las rimas más romas en tu porche.
Que muera, que muera la poenó.
Puedo escribir los versos más tristes esta noche.
Que viva, que viva la poesí.

Me gusta cuando callas porque estás como ausente.
Que muera, que muera la poenó.
Me gusta cuando comes porque estás como tragando.
Que viva, que viva la poesí.

Que viva la poesí y muera la poenó.
Que muera la poenó, la poenó.
Que muera la poesí y viva la poenó…
No, no; que viva la poesí, la poesí.

No, no, poesía puerca no.
Sí, sí, poesía parca sí.
No no no, porquería poesí.
Porque sí, parca no, puerca sí.

Que no, que no, poesía dominó.
Que sí sí sí, poesía carmesí.
Que sí que no que sí, poesía jabalí.
Que si sí, que si no, que no si.

Poesía con olor a alcanfor con roquefort:
no no no no no.
Poesía con aroma a alhelí en un colibrí:
sí sí sí sí sí.

Poesía respandor de orador multi sopor:
no no no no no.
Poesía frenesí de marroquí con bisturí:
sí sí sí sí sí.

Si la luna en el mar riela
y en la lona gime el viento,
pues la lana de amor rula
y el anhelo muge al tiempo.

Y recuerda, alma dormida,
ya despierta, aviva el seso. Sí, Ricardo, piel fornida;
ya fornica, aviva eso.

No tirites, mas si acaso
o tal vez te duele un duelo,
ponte a punto las tiritas
de los astros a lo lejos.

Y no temas, mas no mata
la frialdad al fiero fuego.
No señor. Lo que lo mata
es la humedad, desde luego.

Qué boba la poesí que bebe la poenó;
qué boba la poenó de la poesí.
Qué boba, qué boba, qué boba la poenó.
Qué boba, qué boba la poesí.

Que beba la poesí de toda la poesí.
No, que beba la poenó de la poesí.
Que vivan la poesí y la poenó.
O no. O sí. O sí no. O no sí.

La poesí, la poenó; la poenó, la poesí;
la poenó, la poenó, la poenó.
La poenó, la poesí; la poesí, la poenó;
la poesí, la poesí, la poesí.

La poepuf, la poebuah, la poehuy, la poeauch,
la poebúu, la poepuaj, la poení.
La poepum, la poeflash, la poecrack, la poeohh,
la poecool, la poeyés, la poesí.

¿Que qué es la poesí?
La poesí eres ti.
Sí, eres ti la poesí.

Eres ta-te-ti,
eres bla-ble-bli.

Eres plas,
eres ples,
eres plis.

¿Que qué es la poesí?
¿Y tú me lo preguntas?
Pues sí, la poesí es la poesí.

Eres la poeun,
la poedos,
la poetres;

la poefull:

la poenó,
la poesí.

NADITODO ES SIMPLIPLEJO

Arribajo, afuedentro.
poquimucho, cerquilejos.
Tuyimío, dififácil, buenimalo,
lindifeo.

Plurimundo pulcriturbio,
durisuave, ruguiterso.
Opaclaro, finigrueso, fijimóvil,
anchistrecho.

Toxisanos eneamigos, ignosabios
libripresos. Purimpuros sucilimpios,
delgagordos guapifeos.

Machihembras legretristes, orgumildes,
cobarlientes. Mujihombres listitontos,
furicalmos, rapilentos.

Devoinfieles piadocrueles,
ebrisobrios joviviejos, dormipierto
exdividuos, cerriabiertos tierricielos.

Abstracretas falsverdades
de derrotriunfos fecuestériles niegafirman
finibastos hoyayeres simplipuestos.

Fantarreales sentideas
lo exintente destruforman;
caotiórdenes nueañejos
derrifundan lo locuerdo.

Concretéreos

se aclafunden ciertinciertos erroaciertos,

pequigrandes
nochidías
oculmuestran
vacillenos.

Pasiactivos anihumanos
inquiecalmos rechaceptan
sosabrosos perfuhedores, virtuvicios
sinuorectos.

Gimorrisas

edulmargan oculfiestos repuagrados.

Entrisalen lunisoles,
osculuces, causifectos.

Arribajo, afuedentro.
Poquimucho, cerquilejos.
Tuyimío, dififácil, buenimalo,
lindifeo.

Y es que nunquisiempre
es tempritarde
para ver que naditodo
es simpliplejo.

DÓNDE ESTÁ

¿Dónde está
el ser dechado y ducho
que su lucha ha hecho y cuyo hecho es mecha?

¿Dónde están
la susodicha lucha
y el susodicho hecho que de dicha es hecho?

¿Dónde está
la susodicha dicha
que de día asedia y de noche asecha?

¿Dónde están
las noches y días
de dichas y luchas?

En el ser maltrecho.


Nombre que dijeron y dejaron:
Diego.
Apellido en que me he apoyado:
Mattarucco.
Altura:
La intrínseca (la cultura de la altura nos llevará a la sepultura si seguimos viendo solo la envoltura).
Escuela creativa en la que te estás formando o de la que has sido alumno:
En la Piscifactoría, Laboratorio de creación.

¿Cómo te has enfrentado al proceso de creación de estos textos?:

El proceso del seso creativo lo afronto como una especie de espacio libre de afrenta. Labro y libro palabras, y de pronto nace una impronta, algo que obra y abre, algo que dice ‘valgo’.

Lo fácil:
Lo que se hizo fósil.
Lo difícil:
Lo nublado, lo no hablado.
Lo inesperado:
Lo no-aspirado, eso inaspirado que opera en las esporas puras y espurias más allá de nuestros peros.
Dos palabras para describir tu proceso creativo (en relación a los textos que nos envías):
Laboratorio y sanatorio (en nuestro seno está nuestro sanatorio y en nuestra labor, nuestro laboratorio).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
agua poesia liquida
Leer más

Bruno Lastra

APARTAOS apartaos. abrid las puertas instigadores de agravios. no hemos venido a consentir vuestros desmanes. ni estamos aquí…
Leer más