Luis Antonio Beauxis Cónsul

EL RAYO DE LUNA

Cruzó Manrique el Puente sobre el Duero
en pos de la mujer de sus ensueños.
No le dieron razón los lugareños
si bien les preguntó con gran esmero.

Le estrujó el corazón garra de acero
al frustrarse el mayor de sus empeños.
Atento a los indicios más pequeños
desanduvo sus pasos, tesonero.

Fue inútil desengaño, siempre el mismo,
pues le tornó su espalda la Fortuna.
Entregado al marasmo y al mutismo

no encuentra ya la paz ni alegría alguna,
sumido en lo profundo de un abismo,
porque el amor… ¡es un rayo de luna! 

PASIÓN AL SUR

Al Sur, por mi balcón,
veo encenderse el broche de la noche.
Sobre el azul telón
(de perlas un derroche)
vuela la Luna con su alado coche.

De diamantes la Cruz
que majestuosa luce en su solapa
rebosante de luz,
Caballero de capa
que marcha en pos de esa Dama que escapa.

Ella se finge esquiva,
pero él la sigue, sigue y la consigue…
Es la Pasión más viva.
Es más que un mero ligue.
Sus sentimientos hacen que me intrigue:

¿A dónde irá la Luna,
siempre abrazada a su gentil galán?
Son mil noches y es una.
Es Pasión y es afán.
Mis pensamientos hacia el Sur se van…

RETRATO EN SEPIA Y CASTAÑO

De Ceuta soy el Castaño
y lo que mis ojos vieron
bien profundo se sumerge
en la noche de los tiempos.
Cuando el Quejigo Moruno
de la Fuente de los Perros
ni siquiera retoñaba
mis años ya eran doscientos…
¡Si serán altas las olas
en la mar de mis recuerdos! 

Vi llegar al Rey Don Juan
de Portugal, el Primero,
a conquistar las murallas,
fiero con sus hijos fieros,
para convertir a Ceuta
en la cuna de un Imperio
que, a partir del Monte Hacho,
llegaría al Orbe entero.
¡No en vano tantos bezantes
para su escudo le dieron!

Vi a Don Pedro de Meneses
enarbolando el Aleo
orgulloso y proclamando:
“¡Con él a Ceuta defiendo!”.
Promesa que sería honrada
por cuantos le sucedieron,
rechazando a los ingleses
y soportando un asedio
que duró treinta y tres años
¡digno de un poema homérico!

“Noble”. “Leal”. “Fidelísima”.
Los títulos con que ungieron
a mi Ceuta tan querida
que yo pude ver creciendo
cual se contempla una hija:
ya gozando, ya sufriendo.
Viendo hermanos contra hermanos
mis ramas se estremecieron,
la Playa del Tarajal
de roja sangre tiñeron…

Vi florecer los espinos.
Vi aves migrantes en vuelo.
Vi levantarse la Valla,
también construir el Puerto
y además vi, con asombro,
caballas sobre el desierto…
Libros podrían llenarse
con lo que estos ojos vieron
¡me puedo sentir dichoso
de seguir contando el cuento!


Nombre:
Luis Antonio.
Apellidos:
Beauxis Cónsul.
Altura:
1,79 m.
Escuela creativa en la que te estás formando o de la que has sido alumno:
Talleres Literarios de Elbio Rodríguez Barilari, Helena Corbellini, Graciela Recioy Enrique Salgado, Lauro Marauda, Andrés Tulipano.

¿Cómo te has enfrentado al proceso de creación de estos textos?:

Lo sencillo:
El deseo de escribir sobre cierto tema.
Lo difícil:
Encontrar el modo personal de abordarlo.
Lo inesperado:
Descubrir cosas nuevas en el proceso.
Dos palabras para describir tu proceso creativo (en relación a los textos que nos envías):

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Leer más

Coke Martínez

LA DESEMBOCADURA (mi padre era un río enorme digamos el Amazonas digamos el Ebro) En la desembocadura sucede…
Leer más
Leer más

Agua Cerval

agua despide su primera Navidad y celebra su primer Año Nuevo con este regalo acuático hecho con absoluto…
Leer más