Bruno Fitte

APEIRÓGONO

Observo el apeirógono.
Uno de sus lados espejos refleja
una campana y su badajo mutante.
Un racimo de piedras lunares anónimas.
Un muchacho con el cráneo de nube.
Un dilema multidireccional de probables angustias.
Témpanos de grasa recorriendo las góndolas.
Avispas del tamaño de Urano agujereando a los patanes.
Un beso Nagasaki.
Una semilla brotando contradicciones.
Una niña que espía por debajo de la puerta a los arroyitos de sol.
Una mujer anciana y sus parábolas, sus manos ásperas.
La desesperación genética. Transcripción y traducción.
Clavos en el suelo.
Los corolarios de un teorema enterrado en el mar.
La posibilidad de sentir tus senos contra mi pecho.
Un amontonamiento de imposibles a punto de estallar. Y expandirse.

LOS DÍPTEROS Y LA FOCA

Prueben no matar más moscas más allá de sus prejuicios, pues son dípteros vitales 
para evitar el deceso de otros tantos animales que mueren por el exceso 
de la interminable fosca que cubre a los precipicios. Hablo de la niebla hosca 
que perpetúa a los vicios, no de los orangutanes ni de los rinocerontes, tampoco 
de leviatanes, tampoco de gliptodontes. Más bien a los que residen en el pulgar oponible, los
que a propósito inciden en definir lo punible actuando cual guachimanes de un pozo
sin horizontes.

CRIPTOGRAMA LUMINOSO (libreta de campo)

El mundo de afuera del agua no está  preparado para el pulpo luminoso.
Fértil fragilidad de las profundidades,
destruiría este equilibrio espeluznante y desbalanceado. El pulpo es un criptograma de amor inconcebible,
tres corazones sincronizados que regulan a su soledad.
Soledad de artista:
escritor de tinta inagotable que emana de su cuerpo como una lanza,
principalmente cuando se siente vulnerado.
El pulpo no oye, pero logra ver ambos
extremos del arcoíris aún a través de la distorsión mareal.
Y pintarse como un chamán de las profundidades;
y transformarse cromáticamente en entorno;
y amalgamarse; y evaporarse…
Y cumplir los sueños de las esposas de los pescadores.
El pulpo siempre recuerda, y va así agudizando nuestra paradoja.
El aire de la tarde se calma con sus ventosas.


Nombre:
Bruno.
Apellidos:
Fitte.
Altura:
1.82 m.
Escuela creativa en la que te estás formando o de la que has sido alumno:
Academia Oralitura y la maestra Roberta Lannamico.

¿Cómo te has enfrentado al proceso de creación de estos textos?:

Lo sencillo:
La experimentación, el ambiente de juego dentro de las diferentes estructuras poéticas cuando presentes.
Lo difícil:
La traducción a palabras de sensaciones permanentes, por momentos indescifrables.
Lo inesperado:
Las palabras nuevas, la música intrínseca, el vértigo durante el viaje para adentro de uno.
Dos palabras para describir tu proceso creativo (en relación a los textos que nos envías):
Búsqueda. Dolor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Leer más

Coke Martínez

LA DESEMBOCADURA (mi padre era un río enorme digamos el Amazonas digamos el Ebro) En la desembocadura sucede…
Leer más
Leer más

Agua Cerval

agua despide su primera Navidad y celebra su primer Año Nuevo con este regalo acuático hecho con absoluto…
Leer más