Iria Fariñas

EN LA PUNTA DE LA LENGUA

a punto de nombrarme
la saliva alarga el zigzag de su recorrido
como si así lo purificara
subiendo o bajando por las obstrucciones
de donde proviene la voz

un experimento untuoso en la boca
un canal dulce y agresivo
para pronunciar el golpe

a punto de nombrarme
el sudor extiende su obscenidad 
por las palmas las clavículas los muslos

una radiografía desafinada
o una canción húmeda

¿quién no ha desvestido el oxígeno
con la curiosidad de quien introduce
las uñas en el estómago de un monigote de arcilla?

a punto de nombrarme
la nariz construye el contagio
nervudo como una hebra 
que provoca al cuchillo

y los esfínteres recuerdan la dignidad impedida
y los riñones imaginan la sustancia de la desnudez
y los huesos tiemblan como okupas de la carne
y la coronilla encapsula lo escueto de la cumbre
y los brazos mecen el deseo apresurado

mientras que

los puntos de sutura y los líquidos
imparten la pausa
como el único empuje que lleva hacia delante

no hay en el nombre razones sanitarias
susurran los contornos de mi cuerpo
con el tono de una muñeca
que ha olvidado su condición de continente

VIENTO Y CAVIDADES

siempre he estimado                                           inoportunos

los valles                                                                  de algodón

sin grietas                                  ni                           cuevas ocultas

¿por dónde                                                               se respira?

si no puedo atisbar                                                 la noche

¿cómo cerrar                                                            los ojos?

entre la caída                             y                             el salto

solo existe un matiz                                                de intenciones

y entre el salto                            y                            el vuelo

una redefinición                                                       del espacio

¿cuándo se pierde                                                    la sustancia?

mostrarse                                                                  impoluto

es sinónimo                                                               de mármol

quien pueda                                                               no serlo

para                                                                              huir

de la gravedad                            y                            lo preciso

(SIN TÍTULO)

Si pudiera transmutarme
en los ojos
de quien no puede verme,

no sería yo 
quien se ahogara,

no sería yo
un miedo que se devuelve
porque lo traslúcido asusta, 

como una membrana
que exculpa a la luz.

Si pudiera transmutarme 
suave, poco a poco,
igual a un llanto que se aleja 

hasta ser respiración,
concavidad,

una pregunta ofreciéndose
voluntaria
a que nadie la responda.


Nombre:
Iria.
Apellidos:
Fariñas.
Altura:
1,70.
Escuela creativa en la que te estás formando o de la que has sido alumno:
Máster de creación poética de Billar de Letras. . 

¿Cómo te has enfrentado al proceso de creación de estos textos?:
Con obsesión de la que se le coge el gusto.

Lo sencillo:
Empezar a escribir.
Lo difícil:
Dejar de reescribir.
Lo inesperado:
Descubrir lo rápido que puede cambiar la voz poética, o quizá entender que, sin pretenderlo, se estaba impostando dicha voz y, por tanto, puede que se siga haciendo y que mañana resulte falsa. Por tanto, lo inesperado es esa tendencia a afinar el oído que surge de golpe y que se queda como un elemento más del juego.  Algo así como ir pelando capas de una cebolla casi con morbo. 
Dos palabras para describir tu proceso creativo (en relación a los textos que nos envías):
Investigación y exposición.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar