Salomé Ballesteros

FORMAS DE DECIR 

Harrison dice:
Eritema, eritrocito, eritromelalgia.
Formas de decir rojo que duelen

rojas las estrías en Uña
cayeron rojos los glóbulos,
y era el pasillo el Everest
y la mente decía: anda.

Harrison dice:
Esclerótica, escleroderma, 
esclerotizada

como las rótulas en la mañana
se arrastra el robot con su
rebaño de articulaciones
de hojalata.

Harrison dice:
rubeola, rufescens.
Dice: enfermo
dice: erisipela

duelen las bacterias como sangre
pero no se dejan acariciar
se agitan sus erizados flagelos
si me tocas verás, dicen.

Russulas en el campo
y lágrimas naranjas
y aliento a doxorubicina

en la campana campan radicales
y una oveja con la cabeza gacha
dice: Beeeee, veeeen.
Formas de decir bestia parda.


PALABRAS PRESTADAS

Clarice Lispector dice que la paz de un hombre es olvidarse de su (mujer)  y conversar con otro hombre mientras (ella) habla con sus amigas de

cosas de
(mujeres),

cosas
(insignificantes)
que a ellos no importan

cosas como
limpiar el tornillo de la taza del váter
o sacar gelatina del agujero de la pila

(ellas)
burras,
culpables, 
lentas,
 obedientes,
sin caprichos, 
sin suponer un peligro para nadie
(ellas)
con miedo a engordar y a que
les crezcan pelos donde no deben.

(ellas) que hacen listas de cosas como

1) comer harina y silbar a la vez
2) masticar tierra y expirar ternura
3) limpiar donde no se ve mientras llueven
pelusas  sobre sus córneas desprotegidas

Pero entonces
la luz atraviesa sus párpados del mundo y
llega a las profundidades de sus cuerpos 
y entonces,
completas, únicas, totales,
miran como por primera vez

a ese (señor)
sentado ahí,
sin más,
leyendo el periódico
al lado de otro señor, 
como él,
sin importancia.

Y entonces,
todas, juntas, miran todo por primera vez,
como si la luz y el verde hubieran nacido hoy
y lo vieran todo, por primera vez,
total, importante y limpio.

VECINO DESCONOCIDO

Vecino desconocido, un kilo de patatas,
yo ya no sé si lloro, ni sé si voy o vengo.
Cuatro de kiwis y una pescadilla de pincho,
que tú y yo estamos rezando los mismos tangos.
Y las peras que estén maduras,
mientras los dos bordamos máscaras de hojas secas.
Ah, y un par de barras de pan,
y ahí seguimos, hasta que no resulte extraño
que te mande amor con aguacates,
con átomos de litio y mandarina,
porque Uno somos, tú y yo y las manzanas, el mismo
ser azul entre tanto Júpiter salvaje.


Nombre:
Salomé.
Apellidos:
Ballesteros.
Altura:
Va variando con los días, unos días crece y se esponja, otros se ensimisma bajo la concha de Caracolito.
Escuela creativa en la que te estás formando o de la que has sido alumno:
En poesía, La Piscifactoría, en escritura creativa también Fuentetaja.

¿Cómo te has enfrentado al proceso de creación de estos textos?:

Lo sencillo:
Dejarme poseer por otros poetas, mecerme en sus palabras, saborearlas, masticarlas, hacerlas mías, obsesionarme con sus obsesiones y luego mirar fuera o dentro, al pequeño mundo que habito y que ha ido madurando con los años y ahí obsesionarme también tranquila y curiosa.
Lo difícil:
La técnica, lo que parece fácil porque viene en los libros es lo que se me hace más cuesta arriba.
Lo inesperado:
Creer que he descubierto (¿?) de dónde me nace la poesía. Para mí ha sido abrir los poros y dejar que se desgaje un intersticio en la mente para poder mirar las cosas de otro modo. Eso solo lo consigo cuando me desnudo y me dejo llevar, signifique lo que quiera que signifique eso.
Dos palabras para describir tu proceso creativo (en relación a los textos que nos envías):
Escuchar ángeles, eso ya está dicho, ¿cómo lo digo de otra manera sin estropearlo mucho? Atención sincera y cariñosa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar