Para el coño de Ana

Así dedica el Conde de Abascal su poema Todos los coños el coño o Mal año para Omar Jayyán.

Este poema, que da título al libro, recrea las rubbaiyat de Omar Jayyán en veintidós cuartetos de versos alejandrinos asonantados, que, como en el original persa, conforman poemas independientes y pueden leerse de esta forma, si bien solo el conjunto termina desvelando la hondura de las partes (1).

De su autor solo se sabe que se refugió en el título nobiliario de Conde de Abascal. A partir de ahí las pistas que deja mezclan ficción y realidad, cuestión química cuya aclaración dejamos a vuestra buena voluntad investigadora, atento lector.

Así, Joan Sermó (2), Secretario de la Casa de Abascal, dice de su señor que paga con exquisita liberalidad y puntualidad extrema, aunque nunca sabe nadie dónde puede hallarse y da pena cuánto escribe y lo poco que se prodiga publicando.

Se dice de él en el índice de autores de El Quijote entre todos (1999) (3) que este poeta cínico vio la luz en 1965 y es considerado el último representante del anarquismo de estirpe aristocrática. Fue y no sabemos si continúa en estas funciones, presidente de la discreta Academia desde su venturosa fundación. Ha publicado numerosos estudios de crítica literaria centrados en la literatura española de los Siglos de Oro, especialmente en la obra de Cervantes. Es autor de una singular y personalísima producción literaria, de la que forman parte Tropos sucios, el arriba mencionado; las novelas Pesadumbre daré a unos caracoles y Diecinueve razones para desorientar a una amante loca; la obra de teatro Gazteluzgatxe. Tragedia lírica en dos cuadros y un receso y el volumen misceláneo Vida y milagros de San José Cínico, poeta, putero y mártir.

Son estos datos, algo indirectos, lo poco que sabemos del mencionado Conde y, sin embargo, contenemos en nuestras bocas el sabor de sus más hondos poemas, algunos de los cuales compartimos para vuestro deleite y lubricidad a un tiempo y así animar vuestro deslizamiento hacia zonas más profundas.

Y porque ¿cómo será el coño de Ana? se ha convertido en una de las preguntas de nuestras vidas, ¿se asemejará a otros?, ¿será tan distinto?, ¿son tan iguales todos como parecen?, ¿tan distintos en realidad?, ¿son todos uno solo al fin y al cabo?

Vayan algunas de las palabras del Conde tan solo un poco por delante de vuestra imaginación:

Solo el coño nos salva del suicidio inmediato,
sólo el coño redime nuestro hastío de machos
limitados al tedio del eterno retorno
en el ciclo infinito de un discurso agotado.

¿Las edades del hombre…? ¡Las edades del coño!
Sobre el dédalo yermo que confunde los rostros,
en mitad del baldío, sólo el coño distingue
la falacia del tiempo en su eterno retorno.

En principio es el coño, coño-nada confusa,
coño-nido del caos, coño-nudo de dudas,
coño-dios revestido de palabra creadora,
coño-verbo de carne, coño-luz, coño-cuna.

De repente, el camino es un cauce de espuma,
un torrente de mosto desangrado en las uvas,
donde el polvo cansino que se pega a los hombres
se disuelve en el coño de afrutadas burbujas.

¿Quién entonces no alcanza a atisbar en la letra
de los textos del coño, tan precisa y serena,
el placer sosegado que estimula pasiones
con la tibia mesura de los vinos de mesa?

Cuando el tiempo reduce tanta carne insurrecta
y el deseo es un roto canalón que gotea
¿cómo puede el anciano –condenado al recuerdo
de los coños de antaño- consolar su tristeza?

Si la muerte acrisola las vencidas medulas
que en los huesos del hombre alentaron sus dudas,
en el íngrimo grito que en el cráneo crepita
vuelve el coño a labrar sus verdades profundas.

Porque el coño es un beso en la muerte de un hombre,
una tibia caricia en la muerte de un hombre,
que resbala, serena, por el musgo y la tierra
que sepultan el tedio en la muerte de un hombre.

Referencias: (1) Varela-Portas de Orduña, J. (1999). “Reseña del libro del Conde de Abascal: Todos los coños el coño y otros poemas profundos”, Voz y Letra X/1 (1999), pp. 135-140. (2) Conde de Abascal (1999). Todos los coños el coño y otros poemas profundos. San Lorenzo del Escorial: Ediciones de La Discreta. (3) Fernández Morales, I. et al. (1999). El Quijote entre todos. Segunda parte. Guadalajara: AACHE Ediciones.

Jimena Cid
Consejo de redacción agua

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Leer más

Diario de un nadaísta

Gonzalo Arango (1931-1976) fue un escritor colombiano. Poeta, dramaturgo, cuentista, ensayista y periodista, fundó el Nadaísmo, movimiento vanguardista…
Leer más